Hay un gran desconocimiento acerca de la intervención  de los menores en cine, teatro y TV  y pensamos que antes de iniciar este bonito camino con nuestros hijos es imprescindible saber muy bien las normas del juego .
Estamos hablando de menores de edad, y como tales tenemos que respetar y velar siempre por sus intereses, protegerles y orientarles.
A continuación compartimos un documento elaborado por Emma Galán , Inés Enciso , Alicia  Álvarez ( Fundadoras de Primera Toma Coach ) y Cristina Chaparro 😉

Horas  de  trabajo  establecidas  por  convenio.  Edades  y  funciones.  Ensayos y  rodaje.  Problemas  y  soluciones.

Primero de todo, nos encontramos con la definición del trabajo del menor

artista en el Estatuto de los trabajadores, artículo 6:

TRABAJO MENOR ARTISTA

Artículo 6 Estatuto de los trabajadores. Trabajo de los menores.

1. Se prohíbe la admisión al trabajo a los menores de dieciséis años.
2. Los trabajadores menores de dieciocho años no podrán realizar trabajos nocturnos ni aquellas actividades o puestos de trabajo que el Gobierno, a propuesta del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, previa consulta con las organizaciones sindicales más representativas, declare insalubres, penosos, nocivos o peligrosos, tanto para su salud como para su formación profesional y humana.
3. Se prohíbe realizar horas extraordinarias a los menores de dieciocho años.
4. La intervención de los menores de dieciséis años en espectáculos públicos sólo se autorizará en casos excepcionales por la autoridad laboral, siempre que no suponga peligro para su salud física ni para su formación profesional y humana; el permiso deberá constar por escrito y para actos determinados.”

Después, hemos de especificar la diferencia entre trabajos audiovisuales y teatrales. Con respecto a los trabajos audiovisuales, el departamento del Menor de la Dirección General de Trabajo, perteneciente a Conserjería de Empleo y Cultura de la Comunidad de Madrid, nos especifica que el trabajo de los menores en el terreno audiovisual se reduce a 5 horas de trabajo dos días a las semana. El trámite a seguir se ve especificado paso por paso en el portal de la Comunidad de Madrid (documentación necesaria, plazos, etc.).

Dentro del ámbito teatral, según la asesoría jurídica de la Unión de Actores, el trabajo de los menores en teatro se supedita a lo siguiente:

Artículo 15 del Convenio de teatro. TRABAJO INFANTIL .

15.1 La actividad laboral a desarrollar por el menor será compatible con el horario escolar ordinario del menor, no pudiendo ser el mismo interrumpido por ensayos ni representaciones.
15.2 La jornada máxima de trabajo para los menores se fija en cinco horas diarias, con un descanso mínimo de media hora. Los menores no podrán realizar dos o más funciones en un mismo día.
15.3 Se prohíbe la participación de menores de 4 años en cualquiera de los espectáculos públicos del ámbito funcional del presente convenio.
15.4 Se prohíbe la participación de menores en escenas violentas, espectáculos de contenido pornográfico o espectáculos calificados como no aptos para menores.
15.5 El menor deberá contar con la presencia de un familiar no más lejano del segundo grado de parentesco o, en su defecto, de una persona dispuesta por la empresa que vele por el bienestar y las necesidades del menor.
15.6 El salario del menor será el equivalente en función de la categoría profesional desempeñada, no pudiendo darse ninguna discriminación por razón de edad.”

Relación  agente-tutor legal del menor

En este sentido, no podemos establecer una norma única sobre el tipo de relaciones entre ellos, pero desde las experiencias vividas como agentes, llegamos a la conclusión final de cómo creemos que debería de ser una buena relación agente-tutor legal.

La primera cosa que tenemos que tener en cuenta es que el niño siempre empieza en este sector animado por sus padres. A veces este apoyo viene determinado porque los padres han detectado un talento especial en sus hijos hacia la música, la danza, el canto o el acting pero también hay que tener en cuenta los casos en los que no es así y es más un interés de los padres y la ilusión de que su hijo/a pueda “ser famoso” o cumplir con un sueño que ellos nunca han podido alcanzar. Aunque partimos por supuesto de que los padres o tutores quieren lo mejor para ellos y piensan que la actividad que el niño va a desarrollar les va a enriquecer como seres humanos, creemos que lo primero de todo es estar seguros de que el niño también lo sienta así, ya que es un bonito camino, el cual debería siempre verse encuadrado dentro del juego y de las actividades extraescolares.

Muchas veces el niño llega al agente o escuela animado por sus padres, pero otras, es el niño que empuja a los padres porque realmente tiene la ilusión de ser actor y los padres llegan a nosotros preocupados por no saber enfrentarse a esa necesidad y el miedo que les produce adentrarse en un mundo que no conocen. Por otro lado no quieren negarle a su hijo una oportunidad que demanda con tanto entusiasmo. Y por eso es importante la figura del “orientador” (bien el propio agente o bien desde la escuela de interpretación) que debe relajar a los padres, dar la opción al menor de probar y comprobar que efectivamente no es algo pasajero y a partir de ahí ir trazando el camino y el ritmo que mejor se adapte al niño.

Por ello, es fundamental que el agente realice además de una prueba de cámara, una primera entrevista con el niño a solas, para detectar su motivaciones excatamente, y posteriormente hablar con los padres y conocer en profundidad sus expectativas. De esta manera es bastante sencillo detectar si realmente los padres están impulsando un talento innato en su hijo. EN los casos en los que se detecte que esto no es así, el agente debería no aceptar al niño en su cartera y comentarle a sus padres que prueben con otros deportes o actividades extraescolares.

En segundo lugar, ser transparentes y completamente honestos con el tipo de trabajo al que se están enfrentando. Horarios de rodajes, horarios de casting, filas de espera en salas de casting, esfuerzo para aprenderse un texto y no solamente memorizarlo, etc. De esta manera, en todo momento serán conscientes de la realidad profesional y decidirán seguir ese camino o no con los pequeños.

En tercer lugar, una vez detectada la vocación verdadera del menor y la buena disposición de los padres ante la profesión en la que van a adentrarse de lleno, se les ha de conducir hacia la búsqueda de la formación actoral del niño y de una buena praxis a la hora de comportamientos en set, con los formadores, con otros padres, etc. En uno de los últimos capítulos de este informe, hablaremos de la necesidad de formación de los niños en una escuela de interpretación y las debidas razones para ello.

Por último, hablar de la importancia que hemos detectado a la hora de tener una exclusividad agente-­‐actor infantil. En general, sea adulto o infantil, el actor, sobre todo en ficción, debería de tener exclusividad con su agente, es lo más sensato. De esa manera, se evitan los castings solapados, la diferencia de tarifas, el descuido del actor y la ineficacia en el seguimiento y asesoramiento de su carrera. Esto se triplica en el caso de un menor, claro está. El cuidado, asesoramiento y seguimiento hacia un menor debe de ser máximo, y, de estar en muchas agencias a la vez, se devalúa y diluye ese cuidado.

Necesidad  de  un  coach  infantil  y  a  partir  de  qué  edad

Un rodaje es un entorno profesional y adulto y un niño es y debe ser siempre eso; un niño. Por eso es importante la figura del coach, para mantener el clima de juego en el niño y el ambiente profesional en el rodaje

Debería,como hemos apuntado antes, haber un coach en todo rodaje. Es un puesto relevante a la hora de que un niño se adapte perfectamente a un rodaje, y el rodaje a él. La explicación es la siguiente: la figura del coach es la que presencia los rodajes y gestiona los tiempos muertos de los menores en ellos. Es el intermediario entre el director y el niño. El niño tiende a fijar el texto, y un coach en rodaje puede ser muy útil para que no solamente lo fije, si no que lo trabaje de manera actoral, él mismo y con su réplica. Hay muchos equipos que desconocen el modus operandi de trabajar con niños, por falta de experiencia o varios factores añadidos, y si a ello lo sumamos por ejemplo al poco o nulo tiempo de ensayo, se ve imprescindible un buen trabajo en set por parte del coach: training en los tiempos muertos para que el niño no se sienta desplazado y/o aburrido (y para que el
adulto que sea su réplica tampoco se sienta perdido ante la interlocución con un
niño actor).

Un coach debe mantener el ambiente de todo el rodaje como si fuera un juego: niño activo, atento, proactivo. Será una constante del niño en el set.

Relación  actor  infantil  con  otros  actores

La relación del menor con otros actores adultos puede convertirse en un grave problema. Los códigos del niño y el adulto son completamente diferentes, ya que el niño no interpreta el set como un entorno profesional, y el coach es la figura que se lo hará ver traduciendo el lenguaje profesional a un lenguaje de juego. Será el que tenga controlada la situación, el responsable directo del niño en el rodaje. El niño es más intuitivo, no va con el trabajo hecho desde casa (construcción de personaje, etc.). Hay que trabajar la relación niño-­‐adulto desde el coach, tanto en el set de rodaje como en los castings.

Cuántas veces habremos visto en rodajes el típico discurso de actor adulto “me toca hacer una escena con el niño y no sé cómo comportarme”. Es difícil, si no se trata con niños a diario, o se tiene una intuición natural a la hora de trabajar con ellos, el tratar de manera correcta y profesional a un niño adaptándolo a su código. Y es por esto que el coach es tan necesario para servir de enlace niño-­‐adulto en set.

Formación  del  actor  infantil.  Necesidades.

La escuela de interpretación es básica para un niño. Valoran que es un oficio, y les aportan todo el bagaje cultural necesario sobre la interpretación, el lenguaje cinematográfico, terminología… Se les debe de formar en el mundo audiovisual para que, a la hora de llegar a un set, no se sientan perdidos con la nomenclatura. La necesidad principal es, por tanto, explicarle detalladamente al niño lo que va a encontrarse en un rodaje. El training consistirá principalmente en ayudarle a controlar la energía, los sentimientos y las situaciones.

También es importante, y entronca con lo anterior, el hecho de que en todo rodaje se debe de valorar la figura de un coach, que, en un mundo ideal, formaría parte del equipo de formadores de la escuela del niño para tener claro desde el principio con qué tipo de niño (interpretativamente y conductualmente) nos encontramos delante.

Esperamos que os sea de utilidad 🙂

 

You must be logged in to post a comment.
Menu